PALABRERIA

Vuelvo a ser oveja

 

Vuelvo a ser oveja.

No por petición,

tampoco por consuelo.

Ni siquiera por refugio.

Rompí con mi camino;

el de querer ser pastor.

 

 

Yo, qué tan poco anduve,

quise bien salir

de ese protegido charco 

que una y más veces pisé

con mis sinceros pies… 

descalzos, desnudos y frágiles.

 

En sus chanchas aguas

por mi cuenta me metí…

Pero ¡qué poco obtuve!

Pues apenas batuta moví.

Mas no eran manos tendidas

las que me arrimaron,

 

sino palos y zancadillas.

Ni cruz de guía, ni mando;

fe alguna no hubo en mí.

Tiempo al tiempo robé, 

tiempo al tiempo añadí,

y más tiempo se me fue…

 

Solo a mí me hice daño.

Empeño tras empeño,

tropiezo tras tropiezo,

cardenales de perros…

y a los míos abandoné;

todo fue por el rebaño.

 

Mal amigo, mal pastor;

en eso me convertí.

A mi paso se producían

los acallados balidos

de los cobardes transeúntes,

secos, bajo sus paraguas.

 

Ciertamente la aborrecí;

la cueva no es pa mí.

Pa mí; la palabrería,

pa mí; el negocio y la colina,

el subir a la montaña

pa tropezar una y otra más.

 

Quince palos llovieron.

Los lobos siempre al acecho.

El cordero rebelde e infiel

se resiente de su dolor.

Vuelvo a ser oveja,

Y no es por convicción.

 

Nada me condujo a ello,

solamente fue el tedio;

el que no supe bien llevar.

Sí, vuelvo al interior,

y vuelvo a ser oveja.

Oveja de lana negra…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies