• nuevos proyectos

    Cuando preguntar a la moneda no sirve

    Me encuentro en una de esas encrucijadas que le quitan el sueño a una persona. No es por cuestiones personales ni reales, sino por culpa del arte, y del artista, por supuesto.       «Perdedores» avanzaban a pasos agigantados por las páginas de mi procesador de texto a una velocidad de tres mil palabras por día. Sin embargo, tuve que parar a repostar. No fue por mucho, pero, tal vez, el tiempo suficiente para que saltase la chispa de un cambio impreciso. Dos caminos se abren; A y B, y tras ellos diferentes posibilidades. Antes de esta disyuntiva la meta a batir, que había tras A, quedaba clara y…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies