blog literario

Resignación

 
Volver a las poesías desacertadas

 
 

Todo cuanto me dijiste,

hizo que mi alma quedara ensombrecida,

como, si detrás del ocaso,

ya no hubiera más amaneceres.

 

Mi mundo cambió de repente,

sin sentido, ya nada importaba,

el círculo perfecto, que juntos formábamos,

quedó roto, pero jamás quedará vacío.

 

Quisiera sentir, cada uno de tus alientos,

como parte de mi alimento,

y aprovechar cada segundo

que nos siga brindando el rey astro.

 

Mi coraza se volvió impenetrable,

para ayudarme a combatir,

este incurable temor,

que surge del temor, de perderte.

 

Oculté mis llantos a tu sonrisa,

pues sólo quise recordarte feliz,

como siempre fuiste.

¡No sabes cuánto te echaría de menos!

 

Nada te dije para que por mi no sufrieras,

solíamos alimentar nuestro fuego

con un «y yo a ti más».

Nada vale la pena si no estás aquí.

 

Las fieles frutas,

del árbol que junto plantamos,

cada vez más,

me traen recuerdos de ti.

 

De tu ser,

de tu filosofía de vida,

de tu fuerte naturaleza,

hermoso legado.

 

La envidia también es cosa de dioses,

No parecen comprender

cómo se puede querer así,

así como tu y yo nos quisimos.

 

Así, como aún te sigo queriendo,

Así, como aún te sigo sintiendo.

Ahora, mi guitarra sólo habla de la melancolía

que prima a mi alrededor.

 

Tantos puentes,

aún por cruzar en tu compañía,

tantas cajas vacías esperando a ser llenadas,

de anécdotas hechas poesía.

 

El libro de los pequeños disfrutes

se quedó esperando,

tus letras y mis recuerdos.

No quiero ser presa de la resignación.

 

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies