blog literario

Derrota

Volver a las poesías desacertadas

 

 

Esa dama de blanco, o qué más da, de negro,

aún no me ha mirado, a mí no se acercó,

ni la más mínima voluntad de aproximarse,

me quedé esperando a oír su canto de apruebo,

 

¿No podría fingir?, eso que batallé, pero…

su desprecio me abruma como truenos en otra

larga noche de tormenta, que no es más que, eso,

mi cobardía girando hacia esta derrota.

 

Ojalá, pudiera derretir el duro hielo

que por escudo tiene y, si, poder esbozar,

una sonrisa en su álgido rostro severo,

al entregarle una victoria, sea, ojalá…

y conseguir con ello, aprobación, un gesto.

 

Pero mi signo, siempre nocivo, me prohíbe,

siempre en mi penosa inferioridad, progresar

hacia un buen fin, algo para mí que me cohíbe,

desconocido es, hacia la dama, avanzar.

 

Dura dama de blanco, o qué más da, de negro,

crueldad no te falta, dama de hierro, maldita,

luchando sigo, por conseguir, si, tu refrendo,
aún sigo, con ahínco, esperando tu sonrisa…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies