• blog literario

    ¿Qué me dices?

    No había más salida, ni otro camino que poder tomar, tampoco podía retroceder. Y con todo, su pretensión: seguir avanzando. El corpulento Nemesio lo encaró. Parecía querer agredirle, mas él ni se inmutó. La oscura noche, tal vez, evitó que ambos mostrasen el miedo que portaban en aquel instante. —Me han hablado de ti, Oriol —se atrevió a decirle—. Sé bien que nadie te llama así. ¿Verdad? —Nemesio lo cogió por el cuello, él no se defendió, solamente prosiguió hablando—. Se te conoce por “hijo del diablo” o Nemesio. Esa fría mirada, esa corpulencia, esa maldad que dicen que tienes —Nemesio, sin hablar, abrió la boca dejando salir su rabia…

  • blog literario

    LA CARTA (marzo de 2021)

    Estimada doctora, he de comenzar esta carta disculpándome ante usted por no mostrarme de frente, tal y como antes lo hacía. Mi malestar me hace ser incapaz de trasmitir, durante un careo, mi pesar. La conversación mantenida la semana pasada quedó abruptamente interrumpida por mi negativa a someterme a su metodología, nunca me gustó que nadie indagase en mi mente, y mucho menos a través de la regresión, pues considero esta una falsa ciencia. Sin embargo, y atendiendo a su idea; la de ayudarme, he de decirle que por aquí, a través de este método tan rústico y obsolescente como son las cartas, sí soy capaz de contarle aquello que…

  • blog literario

    CÉSAR TERGOT BANDAVER Y SUS MALAS MANERAS

    La tercera entrega de Jota asoma   Diego Bornos llega a la casa, escucha aquellos fuertes gritos: «más rápido, más rápido, más rápido». La voz de quien grita es inconfundible: César Tergot. Diego, no obstante, intenta averiguar quién es dueño de aquel agresivo martilleo —el choque del calabozo contra la pulida piedra—. Sabe que viene de la cocina. Entra por la puerta principal, atraviesa el jardín, luego el porche. Después escucha el enorme grito de dolor y a continuación el bronco disparo. Diego es poseído por ese tembleque que se le agarra a la mano cuando pretende girar el pomo de la puerta principal. Se vuelve a escuchar el fuerte…

  • blog literario

    La nueva batalla de otra guerra

    Allá que íbamos otra vez, la segunda y definitiva vez —al menos eso dicen—. Otra vez a la lucha de siempre, esa que todos, desde hace más de un año, tenemos. Aunque hay quienes dicen no temer. El enemigo es duro, invariablemente despiadado e invisible. Sabe ocultarse tras cada aliento, tras cada negación, tras cada desacato al orden, al nuevo orden establecido. Yo, como escudero que siempre fui, manejaba las riendas de aquellos que, por la singularidad de la vía, circulaban sin poder rebasar el medio centenar «km/h»; siempre en tercera. La llegada se produjo, sí, pero la… (el muchacho, el escudero, no sabía bien cómo describirlo) piedra, el muro.…

  • blog literario

    contratos criminales

    Escritores de ahora; editoriales de ahora; no es lo mismo La vida del artista, del escritor, del autor, se ha endurecido mucho —lo mismo que para cualquier otro artista, sea pintor, escultor, músico o cineasta— aunque me da la sensación de que aun más que otros, sale perjudicado el escritor. Ya conté la lucha que tuve con algunas editoriales, también hablé a propósito de eliminar al intermediario, aunque posible en esto último esté equivocado, pues en este tipo de negocios, como en cualquier otro negocio, ha de «haber» un intermediario, si no que le pregunten a los agricultores. Como incipiente escritor —y autor que soy—, cada vez que pretendo publicar…

  • blog literario

    El Bar Hitler

    El Bar Hitler. El Bar Hitler dentro de «El refugio del tiempo» supone un escaparate distinto a una realidad alternativa que pudo ser para la historia de la humanidad.     Si Hitler hubiera sido admitido en la escuela de Bellas Artes nunca hubiera dejado esa senda y jamás hubiera dado el salto a la política. Si ya vimos que el disparatado juego de los faroles ofrece una divertida escena que termina en un intrigante caos, y las 49 puertas de Herzog nos conducen a otras situaciones para solventar ciertas subtramas —dentro de la historia de esta trilogía—, el bar Hitler no se queda atrás. La maldita y devastadora segunda…

  • blog literario

    Jota; un largo día

    «Jota; un largo día» (puedes obtener la versión DEMO aquí). Para mí este fue mi comienzo como «escritor». Por aquel entonces me centré en la autoedición, camino por el que, después de algún que otro tropiezo, continúo. La idea vino, tal y como cuento en su prefacio, tras evitar el atropello de un chico de color que no sabía ni por dónde caminaba. No respondió a mi llamada de atención. Pensé primero en realizar una historia cómica, pues el gesto me pareció surrealista. No obstante, me faltaba algo para poder llevar a buen término «Jota; melodía homicida», que iría hacer mi primera publicación, y así, centrándome en un preludio que diera…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies